Blogger Template by Blogcrowds.

Gracias por todas las muestras de apoyo.
La verdad, debo deciros que derrumbarme, derrumbarme, no me he derrumbado, aunque he pasado (y estoy pasando) por momentos ciertamente delicados.
Aún así, me reafirmo en que soy sumamente optimista. Únicamente, he establecido un orden de prioridades en el que de momento no figura el blog, espero que lo comprendáis.

Debo deciros que me muero de ganas de continuar con las historias que empecé. Sin embargo, ahora más que nunca estoy centrado en mi actividad profesional para intentar sacar trabajo de debajo de las piedras (o de donde sea!).

Es cierto que esbocé en mi mente algunos fragmentos de una nueva carta psicótica, pero temí que ésta fuera demasiado real y que me encerraran en una celda y tirasen la llave.
Así que una vez más reprimí mis instintos asesinos (de palabras) y volví a centrarme en el trabajo.

"Tal vez en esta ocasión, los demonios hayan venido en forma de números. Tal vez sean muchos y no auguren nada bueno. Sin embargo, no debemos olvidar que es en nuestra mente en donde se libran las mayores y más bravas batallas. Somos nosotros los que imponemos barreras, en nuestros delirios, los que permitimos o no que los demonios avancen y nos coman, o aún peor, que no nos coman y nos produzcan una profunda y eterna agonía.
Es pues, en esta revoltosa y ajetreada cabeza, en donde imagino el retroceso de los diablos rojos. Visualizo su talón de Aquiles para vencerlos y rehacerme, como el Ave Fénix resurgiendo de sus cenizas. Tan sólo el tiempo nos separa de la estocada que nos proclamará vencedores. Y entonces será, por fin, cuando el demonio de la hipoteca, uno de los más temidos, deje de ser una seria amenaza."

Como veréis, no estoy para escribir demasiadas cosas serias. ;)



Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal