Blogger Template by Blogcrowds.

En ocasiones creí que con los años se hace uno más sabio, además de más viejo. Sin embargo, me estremecí al descubrir que también la estupidez, de la mano del arrojo, puede ir en aumento hasta alcanzar insufribles cotas de torpeza. Hay una cosa clara: El que toma decisiones no se equivoca, si no que selecciona un camino por el que avanzar en dirección a su destino. Uno jamás elige la alternativa errónea, si no que obtiene el simple fruto de la opción escogida y nunca, nunca, sabrá cuales pudieran haber sido los acontecimientos, si sus pasos le hubieran conducido por el otro lado del desvío.

El problema entonces, quizás radique en lo reflexionado de dichas decisiones, en si los actos se calculan o simplemente acontecen, tomándonos como herramienta de su retorcido capricho. De otro modo, la reflexión en sí, es ya una decisión. Así que quizás tampoco cabe el arrepentirse de no haber meditado la elección.

A pesar de todo esto -que pudiera sonar cuanto menos demagógico-, es posible que el resultado no nos satisfaga, que no alcance nuestras expectativas o como bien puede ocurrir, sea un auténtico desastre.

Por alguna extraña ley de la naturaleza, que no alcanzo aún a entender y mucho menos a exponer, sólo en contadas veces la fortuna nos trae un resultado óptimo. Ese no es el caso ahora. Es por esto que podemos plantearnos la siguiente pregunta:

¿Cómo sé que hago lo correcto?

Quizás esperamos a que una voz grave, que resuena desde el eco de la conciencia, algún tipo de oráculo, que ejerce de juez, con su balanza equitativa de lo bueno y lo malo, nos responda que nunca lo averiguaremos, que simplemente el destino se dibuja con el lápiz que es tu vida, con tus andares y tus tropiezos y que en cualquier caso, no te queda más remedio que seguir por tu camino, sea cual sea y esperes a ver que pasa.

Aún así, no consigo escuchar nunca ese susurro casi divino. Tan sólo espero y me quedo con dudas, que probablemente olvide cuando aparezcan otras nuevas. Y así, viajo por la vida, en busca de un camino que sólo sabré hacia dónde conduce, una vez haya llegado a dondequiera que tenga que llevarme.



0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal